Crema de calabacín con crujiente de parmesano

Siempre he pensado que el calabacín es un alimento absolutamente sano; puesto que no aporta apenas calorías y es muy rico en fósforo, magnesio y calcio, favorece el sistema cardiovascular y ayuda a las personas que tienen problemas digestivos.

¿Qué mas se puede pedir?

Pues sí, todo esto esta muy bien, nos llena el estómago y nos beneficia, pero… en cuanto al sabor es como paja, como diría mi amigo Antonio para disfrutar de él hay que darle alegría.

Bueno pues la receta que hoy comparto ha conseguido cambiar mi opinión sobre los calabacines, a partir de este momento es uno de mis comidas favoritas. Porque los ingredientes que la acompañan consiguen un trabajo de alquimia perfecto; dándole nueva vida al plato, un sabor exquisito y una textura suave y perfecta.

Se cocina de una forma sencilla, rápida y limpia lo que te permite hacerlo sino tienes mucho tiempo y manteniendo la cocina perfectamente recogida. Además si lo presentas adecuadamente puedes utilizarlo como entrante o como primero sorprendiendo a tus invitados en cualquier evento.

El principal truco es tener en cuenta que como el calabacín suelta muchísima agua, debemos utilizar poco líquido añadido para que los sabores queden más concentrados, ¡conseguiremos un plato que no nos va a cansar nunca!.

¿Qué necesitamos? (5 raciones)

1 kilo de calabacines
1 patata pequeña
5 quesitos o 150 gr. del queso que más te guste
250 ml. de caldo (puede ser de pollo, de carne o de verduras, también según tu gusto)
sal
pimienta
aceite de oliva
1 rebanada de pan de molde
40 gr. de queso parmesano rallado
10 gr. de pan rallado

¿Cómo lo hacemos?
Lo primero es elegir el tono de color verde que nos apetece que tenga el plato (cuánto más verde más sano). El color nos lo da la piel del calabacín; verde intenso; mantenemos toda la piel. Verde suave; pelamos el calabacín a rayas, como si fuera un tigre. Blanco; totalmente pelado.

Vamos ahora con la elaboración: En una olla ponemos los calabacines, la patata pequeña pelada y el caldo.
Lo llevamos al fuego, en olla rápida 10 minutos.

Mientras se cuece el calabacín, hacemos el crujiente de queso y los picatostes.

Mezclamos el queso con el pan rallado y lo ponemos en una sartén hasta que empieza a dorar, lo sacamos y lo reservamos.

Para hacer los picatostes cortamos en cuadraditos la rebanada de pan de molde, los damos un par de vueltas en una sartén con aceite y los dejo sobre papel absorbente, para retirar el exceso.

Cuando está cocido retiramos del fuego,  lo ponemos en la batidora o thermomix, añadimos un chorrito de aceite de oliva y los quesitos o el queso. Lo trituramos hasta que quede una crema suave. En thermomix, 2 minutos velocidad 8.
En ese momento comprobamos el grado de espesor y si nos gusta más claro, añadimos un poquito de agua, rectificamos de sal y añadimos pimienta.

Ya lo tenemos listo, ahora lo emplatamos ponemos dos cuencos uno con los picatostes  y otro con el crujiente de queso parmesano que habíamos reservado, para que cada comensal se sirva a su gusto.

Colaboración de mi hijo
Hace la crema solo, sin necesidad de ninguna ayuda por mi parte, mientras yo me dedico al segundo plato.

Rebajas
Cocina día a día: 1095 recetas. 365 menús para las cuatro estaciones (Planeta Cocina)
  • Cocina día a día: 1095 recetas. 365 menús para las cuatro estaciones (Planeta Cocina)
  • Tapa de calidad
  • Idioma Español
  • Óptimo para leer
  • Arguiñano, Karlos (Author)
Si te ha gustado, compártelo:
¿TE APETECE?:   Quesadillas mexicanas

¿No tienes robot de cocina?

Si todavía no tienes un robot de cocina, te dejo aquí nuestra guía de compra de los mejores robots de cocina.

Si no tienes robot, no te imaginas trabajo que quita en la cocina y el tiempo que ahorras, para mi es un salvavidas.

Los Mejores Robots de Cocina

Deja un comentario