Receta de huevo hilado: cómo se hace

El huevo hilado, también conocido como pelo de bruja, barbas de monje, pelo de caballo … es un alimento decorativo que se utiliza en platos dulces y salados.

Son unos hilos finos de color anaranjado que se hace con yema de huevo y azúcar, aportando a los platos un toque exquisito y que acompaña a dulces, carnes, embutidos, mariscos y salmón.

Se presenta como acompañamiento o formando parte de canapés, ensaladas, lionesas, sándwiches.

Tiene un alto valor nutritivo ya que es fuente de proteínas y aporta Omega-3 y ácidos grasos no saturados.

receta de huevo hilado.presentacion para receta

Receta de huevo hilado

El huevo hilado se utiliza sobre todo para decorar los platos, aunque también resulta estupendo como guarnición de los mismos.
Es un alimento muy versátil que combina perfectamente con sabores salados; fiambre, conservas, carne, pescado… Y con sabores dulces, destinándose habitualmente en repostería.
5 de 3 valoraciones
Tiempo de preparación 5 minutos
Tiempo de cocción 5 minutos
Tiempo total 10 minutos
Plato Acompañamiento
Cocina Portuguesa
Raciones 350 Gramos
Calorías 280 kcal

Ingredientes
  

  • 3 Yemas de huevo
  • 200 gr. de azúcar
  • 200 ml. de agua

Elaboración paso a paso
 

  • Preparamos los ingredientes.
  • Ponemos el agua y el azúcar a fuego medio, para que se vaya haciendo un almíbar.
    receta huevo hilado almibar
  • Separamos las yemas de las claras.
  • Pasamos las yemas por un colador de malla fina, sin batirlas, y las vamos depositando (lo hago con ayuda de un embudo) dentro del biberón de cocina.
  • * Cuando el almíbar esté a punto de hebra será el momento de empezar a verter poco a poco hilitos de yema de huevo sobre él.
    receta huevo hilado, haciendo hilillos
  • Se hacen casi al instante y los retiraremos con una espumadera.
    receta de huevo hilado, formando hilos
  • Al lado del cazo donde estamos haciendo el almíbar colocamos un bol con agua fría y un plato con papel absorbente de cocina.
  • Pasamos las hebras de huevo rápidamente al bol de agua fría para cortar la cocción y quitar el exceso de almíbar, así conseguimos que quede suelto.
    receta de huevo hilado, enfriando
  • Cuando está sumergido lo movemos un poquito y lo sacamos rápidamente con un escurridor.
  • Y lo ponemos sobre mucho papel de cocina para que absorba la humedad. No se puede utilizar mojado.
  • Repetimos el procedimiento hasta terminar las yemas.

Notas

Tenemos que hacer un almíbar a punto de hebra fina

Esto significa que a unos 105 °C, el almíbar empieza a espesar en el cazo.
El truco para ver si está en su punto, es coger una pequeña cantidad entre los dedos enfriados en agua fría, desde la cuchara. Si forma hilitos finos y pegajosos, que se rompen con facilidad, está en el punto necesario. Esta técnica también se usa para hacer frutas confitadas o pasta de almendras.

Si queréis hacer más cantidad de huevo hilado

Aumentad las yemas de huevo y hacer reglas de tres para saber cantidad de azúcar, la cantidad de agua será la misma que la de azúcar.
Para hacer huevo hilado hay un utensilio que se llama hilador, pero tengo un truco, utilizó un biberón de cocina para sustituir al hilador.

Conservación del huevo hilado

Puedes conservar el huevo hilado en la nevera hasta tres días sin ningún problema.

Datos nutricionales

Calorías: 280kcal
Temas decoración, frío
¿Has probado esta receta?¡Cuéntanos qué tal te fue!

Mis historias con la receta de huevo hilado

La receta de huevo hilado, se remonta al imperio bizantino en el siglo XI. La primera referencia escrita aparece en los llamados “libros de régimen”, donde se recogían recetas para una dieta sana. El huevo hilado se montaba sobre un bizcocho redondo y borracho y se rellenaba de frutas, almíbar y pastas de hierbas de olor.

Posteriormente, aparecen otras recetas con huevo hilado en los siglos XVI y XVII. Una época de “renacimiento gastronómico”. Sin embargo, son los portugueses los que extienden y popularizan su uso.

Se prepara con una técnica de cocina que en principio parece difícil, pero con un par de trucos nos va a resultar más sencillo y vamos a conseguir un resultado a la altura de una cocina de alto standing. Además, es una buena forma de aprovechar las yemas que nos sobran cuando realizamos otros platos.

Una vez hecho se puede guardar en el frigorífico en un táper cerrado, aguanta unos tres días, o en el congelador aguanta tres meses.

En España se usa sobre todo en fiestas, sobre todo en Navidad, como decoración de alimentos, resalta mucho cualquier plato y le da un toque instantáneo de elegancia.

Si quieres ver otro plato ideal para Navidad, mira este pastel de marisco, veras como te gusta, lo puedes preparar con antelación y es muy decorativo.

Deja un comentario

Recipe Rating