Ensalada Nicoise (o ensalada de judías verdes)

Mi madre me contaba que a mi abuela la apasionaba la lectura, hasta el punto que iba haciendo las tareas domésticas con un libro en la mano, más de una vez la encontraron haciendo la cama con una novela, y al verse descubierta la escondía rápidamente, debajo del colchón.

Después, por las tardes, cuando las cinco hermanas se sentaban a coser manteles, mi abuela cogía un libro y las entretenía con su lectura.

Este gusto por la lectura se saltó una generación, bueno… en realidad no sé si a mi madre no la gustaba leer, o tenía tanto trabajo que no encontraba nunca el momento. Solo la he visto comprar un libro.

Rebajas
Cocina día a día: 1095 recetas. 365 menús para las cuatro estaciones (Planeta Cocina)
  • Cocina día a día: 1095 recetas. 365 menús para las cuatro estaciones (Planeta Cocina)
  • Tapa de calidad
  • Idioma Español
  • Óptimo para leer
  • Arguiñano, Karlos (Author)

Tenía tanto interés por conocer la vida de Martin Luther King Jr., que aprovechó un viaje a Madrid, para buscar su biografía, la pobre al final lo que se llevó fue la historia de Martín Lutero.

Cuando empezó a leerlo, tardó cinco minutos en dejar el libro y olvidarse de él. Como yo  leía todo lo que caía en mis manos, esta compra me sirvió para descubrir la ruptura con Roma de Lutero y las bases de la reforma protestante en Alemania.

He heredado el gusto de mi abuela por la lectura. Cuando abro un libro, me siento como la protagonista de la historia, la vivo en carne propia, el mundo real desaparece y me meto en una burbuja olvidándome de todo lo demás.

Mi vida transcurre dentro del libro, hasta el punto no ser consciente del tiempo, puedo dejar de comer … y hasta de dormir, más de una vez de pronto me doy cuenta de lo tarde que es,  y pienso; bueno termino este capítulo y paro… casi nunca puedo cumplir esta promesa.

Cuando un libro me engancha, siento como propias sus alegrías, sus tristezas, sus miedos, sus aventuras, … Y corro por sus letras, olvidando todo lo demás, cuando al fin tengo que parar, durante el resto del día sigo acordándome de la novela, ansiosa por arañar otro ratito para saber qué sucederá.

Y cuando al final termino el libro, me enfrento a una tremenda contradicción; la satisfacción de haber completado la historia y la tristeza porque no continua. Hasta que vuelvo a buscar otro libro en el que sumergirme.

Si os preguntáis porque he hecho esta introducción, la respuesta es bien sencilla, el plato que ahora os presentó, lo cenó la protagonista de la “La tabla Esmeralda” y lo describía de una forma tan deliciosa, que no pude evitar buscar la receta y convertirla también en la cena de mi familia.

Espero que os guste.

¿Qué necesitamos? (4 raciones)

Ingredientes ensalada
200 gr, tomates cherry pequeños
1 cebolleta
½ pimiento rojo pequeño
1/2 pimiento verde
 2 huevos cocidos
200 gr. de atún en aceite de oliva (escurrido)
1 lata de anchoas en aceite de oliva (aprox. 40 gr.)
aceitunas negras sin hueso
150 gr. de  judías verdes redondas cocidas
 300 gr. de patatas
1 cucharada de alcaparras
150 gr. de lechuga, la variedad que prefieras o mezcla
 sal y pimienta

Ingredientes vinagreta de mostaza
2 cucharadas de mostaza
8 cucharadas de aceite de oliva
4 cucharadas de vinagre blanco

¿Cómo lo hacemos?
Es un plato de los que me gustan; sencillo, fácil y completo.
La ensalada

Cocemos las patatas con piel y los huevos

Mientras se cuecen las patatas y los huevos, picamos la lechuga, los pimientos y la cebolleta.

Partimos los tomates y las aceitunas por la mitad

Cuando las patatas y los huevos están cocidos y fríos, los pelamos y picamos.

En un bol ponemos la lechuga, los pimientos, la cebolleta, los tomates, las aceitunas, las judías verdes, las patatas, los huevos, el atún desmigado y aliñamos con sal y pimienta.

Adornamos con las anchoas y perejil y presentamos con un bol con la vinagreta de mostaza para que cada uno se aliñe con la cantidad que prefiera.

Vinagreta de mostaza

Las cantidades que os he dado de ingredientes es para 4 personas podéis multiplicar o dividir cantidades, según sea el tamaño de la ensalada que preparéis
Ponemos en el bol la mostaza, el aceite y el vinagre y batimos con una cuchara o tenedor hasta que esté emulsionado y listo

Colaboración de mi hijo
Ha pelado las patatas y los huevos, los ha picado.
Se ha encargado de la vinagreta.

Si te ha gustado, compártelo:
¿TE APETECE?:   Sopa de Almendras salada, receta tradicional

2 comentarios en «Ensalada Nicoise (o ensalada de judías verdes)»

Deja un comentario