Pimientos del piquillo rellenos y salsa casera

Os voy a contar la historia de un viaje de ida y vuelta. No, no soy yo la que viajo, sino el protagonista de esta receta; el pimiento.

Hay que remontarse a 1492 y recordar el descubrimiento de América, y que Cristobal Colón no realizo el viaje para descubrir un continente sino para encontrar una nueva ruta a las Indias que permitiera el comercio de especias.

Lo que implica que cuando retorna del Nuevo Mundo se trae productos y especias como; la patata, el tabaco,… y el pimiento, se dice que le puso este nombre porque su sabor era más fuerte que la pimienta, que ya se conocía, y le dio nombre masculino.

Desde España paso a la Europa Mediterránea y Central.

Paro aquí el viaje para hacer un inciso:

En medio de una discusión sobre el periplo del  humilde pimiento, el investigador Javier Sierra pone encima de la mesa un descubrimiento. En Villalcázar de Sirga (Palencia) hay un sarcófago del siglo XIII, de Doña Leonor Ruiz de Castro y Pimentel, esposa del Infante Felipe, y en sus manos sostiene un pimiento, ¿cómo es posible si se introdujo en la península en el siglo XV?.

Después de muchas controversias se ha demostrado que el sarcófago ha sido restaurado con posterioridad al siglo XV, ¿porque el pimiento?.., no se sabe. Yo imagino una situación parecida a esta:

– Qué tal va el sarcófago maestro
– Ahí ando…
– Estará listo para la misa mayor del Patrón del pueblo ¿no?
– Ya veremos…, pero aprovechando que estas aquí. ¿qué tiene esta  mujer en las manos? porque está tan mal que no sé que puede ser…
– No sé, será una flor, ponle una rosa
– Uff! pues si me lío con los pétalos no va a estar listo para la fiesta
– ¿Y que hacemos?
– No sé, al pronto se me ocurre que como se llama Pimentel, la ponemos un pimiento que acabo antes. Pero usted dirá jefe.
– Bueno total nadie sabe que tenía,.., y con el pimiento para la fiesta ¿está seguro?.
– Si, si… sin problemas
– Pues manos a la obra y no tardes.

Bueno continuamos con el viaje, ya lo hemos exportado a Europa y además se ha quedado en España, donde las semillas van extendiéndose y los agricultores hacen selecciones que dan lugar a nuevas variedades, aparece así el pimiento de piquillo de Lodosa Navarra, que es una eminencia gastronómica y que se sirve en los mejores restaurantes de todo el mundo incluidos por supuesto los de América, con lo cual el pimiento retorna a su cuna.

Ingredientes (6 raciones)

Pimientos de piquillo, (3 o 4 unidades por persona, más 1 para la salsa)
300 gr. de gambas peladas y sin cabeza
1 cebolla grande
250 ml. de leche
40 de harina
50 ml. de vino blanco
50 ml. de leche evaporada o nata
180 gr. de tomate frito
Aceite de oliva
Nuez moscada, pimienta y sal

Elaboración

Cortamos la cebolla en trocitos pequeños y sofreímos, cuando está hecha, separamos la mitad y reservamos para la salsa.

Con la mitad de cebolla que tenemos en la sartén haremos una bechamel añadimos la harina y la tostamos junto a la cebolla.

Después incorporamos la leche.

Cuando espesa un poquito añadimos las gambas, la mostaza, la pimienta y la sal. Dejamos cociendo a fuego medio hasta que se haga la bechamel y las gambas. Removemos continuamente.
Cuando está hecha apartamos del fuego y dejamos que se enfríe.

Mientras se enfría hacemos la salsa para los pimientos. Para hacerla utilizamos la mitad de la cebolla frita que teníamos reservada, un pimiento de piquillo troceado, tomate frito casero (para esta receta sí merece la pena utilizar un buen tomate frito casero, queda una salsa increíble).

Ponemos en una sartén la cebolla, el pimiento, el aceite, el vino y la leche evaporada o nata y lo dejamos cociendo a fuego bajo hasta que espese.

Como la bechamel con gambas ya se habrá enfriado, vamos rellenado los pimientos de piquillo con ella, ayudándonos de una cucharilla. Una vez rellenos los metemos al horno a 180º durante 10 minutos.

Volvemos a la salsa, cuando ya está hecha, la pasamos por la batidora Y listo

Presento la salsa en cuencos individuales, para que cada uno se sirva lo que le apetezca, también se puede poner directamente sobre los pimientos.

Colaboración de mi hijo
Le encanta la salsa, la hace completamente solo, la prueba más de una vez con la única finalidad de comprobar que esté perfecta y rellena los pimientos.

Si te ha gustado, compártelo:
¿TE APETECE?:   Salsa barbacoa casera estilo Friday

Deja un comentario