Tarta de chocolate, con y sin Thermomix

Estuvimos un buen rato viendo fotografías de las últimas vacaciones. Mi hijo necesitaba seleccionar una para un trabajo del colegio.

Yo argumentaba que en todas me veía muy gorda, él protestaba diciendo que en todas estaba guapísima.

Sin darnos cuenta fuimos volviendo al pasado. Había fotografías de veranos en Asturias, veranos en Valencia cuando ellos eran muy pequeños, el primer día en la playa de cada uno…

Y encontramos fotografías de cuando ellos no existían, incluso de cuando su padre y yo ni siquiera nos conocíamos.

Salieron fotos de mi juventud, nos reímos mucho con las anécdotas que las acompañaban.

La que más gracia le hizo fue una fotografía en la que aparezco llena de barro en un día con un sol radiante, le explique que precisamente barro no era…, al cruzar un arroyo me resbalé y aterrice haciendo pleno sobre una enorme plasta de mierda de vaca.

Y recordé aquel bikini con tiritas de color malva, los inmensos paisajes de Galicia, mis sueños; algunos cumplidos, otros pendientes y un puñado guardado muy dentro, sueños que ya no están a mi alcance.

No dije nada porque sabía que si hablaba, alguna lagrimilla que estaba tiritando dentro del ojo, se me iba a escapar, es lo que tienen los recuerdos, que es fácil mezclar risas y lágrimas.

En ese momento mi hijo mayor me puso delante las notas del primer cuatrimestre en la Universidad, todo aprobado.

Me di cuenta de que era su momento, ellos tenían que empezar a vivir, dar forma a sus ilusiones, buscar sus propios sueños.

Como no hay nada que quede descolocado después de un buen dulce, para celebrar las notas y compensar mi nostalgia, les propuse hacer un postre entre los tres, como era lógico ellos escogieron el que más les gusta y menos me conviene; una deliciosa tarta de chocolate.

¿Qué necesitamos? (10 raciones)

Para la base
170 gr. de mantequilla derretida, más la suficiente mantequilla para untar la base, siempre que no uses molde de silicona.
140 gr. de galleta tipo Digestive.
140 gr. de galleta de chocolate y cereales
2 cucharadas de azúcar moreno (puedes hacerlo con azúcar blanco)
Para el relleno
200 ml. de nata para montar (crema en otros países)
200 gr. de azúcar y 50 gr. de azúcar glas
1 cucharada de extracto de vainilla
70 gr. de cacao en polvo (Valor 0)
600 gr. de queso Philadelphia, u otro queso suave (si pinchas este enlace puedes hacer tu propio queso en casa).
3 cucharadas de maicena más una cucharadita de maicena para montar la nata
1 pizca de sal

¿Cómo lo hacemos?
Elaboración de la base

Para la corteza, dejamos la mantequilla a punto de pomada si pinchas este enlace te lleva directo a un post donde explico como se hace.

Picamos las galletas tipo Digestive, hasta que queden como migas,  en Thermomix 10 segundos velocidad progresiva de 5 a 10. Si no tenemos Thermomix, las metemos en una bolsa y las golpeamos con un rodillo.
Una vez picadas las envolvemos con una cucharada  azúcar y agregamos la mitad de la mantequilla a punto de pomada. Mezclamos con la batidora, con Thermomix 30 s. velocidad 5

Untamos el molde con mantequilla y ponemos la mezcla de galletas aplastándolas y formando una capa.

Repetimos el mismo proceso con las galletas de chocolate y cereales y las ponemos formando una capa encima de la anterior.
Calentamos el horno a 180º y las metemos durante 10 minutos. Pasado este tiempo las sacamos y dejamos enfriar mientras preparamos el relleno.

Elaboración del relleno

Lo primero es montar la nata:

Ponemos la nata dentro del vaso de la batidora, y con una velocidad media empezamos a batir la nata. Si es con Thermomix, velocidad 3, con la mariposa y durante 1 minuto aproximadamente.

En ambos casos cuando veamos que empieza a parecerse a una crema añadimos los 50 gr. de azúcar glas mezclado con 1 cucharadita de maicena. Reservamos la nata montada dentro del frigorífico

Hacemos el relleno:

Mezclamos los 200 g. de azúcar con el cacao en polvo con ayuda de una cuchara.
Sin limpiar el vaso de la batidora (después de montar la nata) agregamos el queso en crema y lo batimos, con batidora, a velocidad media hasta que esté bien mullido.
Con Thermomix (sin quitar la mariposa) 1 minuto velocidad 3.
Agregamos la vainilla, el azúcar con el cacao, la pizca de sal y la maicena y volvemos a batir hasta que esté perfectamente mezclado. Con Thermomix (sin quitar la mariposa) un minuto y medio velocidad 3.

Sacamos la mezcla del vaso tanto de la Thermomix como de la batidora y lo ponemos en un cuenco.

Añadimos la nata montada y mezclamos con ayuda de una cuchara, con movimientos envolventes y cuidados para que no se baje la nata.

Ahora vertemos la mezcla sobre las bases de galletas que ya estarán frías.
La decoramos a nuestro gusto, mi hijo ha hecho como montoncitos de chocolate, luego ha rallado galleta para ponerla alrededor y en el centro una chocolatina.
La llevamos al frigorífico y la desmoldamos en el momento de servirla.

Colaboración de mis hijos

El mayor ha montado la nata y ha hecho el relleno, mientras yo me encargaba de las bases y el pequeño ha montado la tarta y se ha encargado de decorarla a su gusto.
Ya solo queda disfrutarla, os adelanto que es una auténtica delicia para los amantes del chocolate, queda suave y muy ligera

Si te ha gustado, compártelo:
¿TE APETECE?:   Ensalada a las tres salsas.

¿No tienes robot de cocina?

Si todavía no tienes un robot de cocina, te dejo aquí nuestra guía de compra de los mejores robots de cocina.

Si no tienes robot, no te imaginas trabajo que quita en la cocina y el tiempo que ahorras, para mi es un salvavidas.

Los Mejores Robots de Cocina

Deja un comentario