Ensaladilla Rusa

Mi historia personal con la ensaladilla pasó por diferentes etapas, todas ellas unidas a mi evolución en el reino de las cazuelas.

En un primer momento las compras eran completamente desorganizadas. Las verduras se estropeaban en la nevera porque yo no llegaba más allá de darlas un triste hervor, y claro comerlas de esta forma no resultaba nada apetecible.

Me limitaba a comprar una bolsa de ensaladilla congelada seguir las instrucciones del fabricante y echar un poco de mayonesa de bote por encima. Obviamente cuando la sacaba a la mesa el comentario que recibía era; “no sé, ufff, … las de mi madre están más ricas”, yo ponía cara de circunstancias y decía “las próximas las haces tú” mientras pensaba, las de tu madre están mejor y las de cualquiera.

Me sentía inútil en la cocina, añoraba las lentejas de mi madre que antes no me gustaban, cada día estaba más delgada, la única ventaja era que tenía unos bíceps estupendos por raspar todo lo que se me pegaba; sartenes, ollas, cacerolas…

Entramos en el segundo momento; viendo que morirme de hambre, llenar mi vida de congelados y ensaladas a tutiplén no era la solución, intente aumentar mi experiencia, colándome en el momento cociteléfono. Llamado de esta forma porque usaba el teléfono para cocinar y tenía cocido al personal.

Me pasaba el día dando la lata, tenía a mi madre, mi suegra y mis compañeras de trabajo mareadas. ¿Cómo se hace esto?.¿ Y ahora que tengo que echar?, ¿ Oye que el guiso hace …?

Mi evolución con la ensaladilla se centró cocer las verduras frescas, pero sobre todo en intentar hacer una mayonesa decente, las veces que se me cortaría, la de huevos y aceite que eché a perder… al final sí conseguí hacer la salsa estupendamente.

Y llegamos al momento actual de mi procesión culinaria, ya no tengo que tirar comida por lograr sabores que rozan la tortura (excepto cuando hago experimentos que no salen).. Mi confianza ha aumentado, creo que soy una anfitriona aceptable, invito a mi amigos y familia a comer en casa siempre que se presenta la ocasión y me he lanzado a escribir este blog.

Con la ensaladilla he llegado al top, consiguiendo imitar con buen resultado la fabulosa receta de un conocido restaurante valenciano, OLEO, que ganó un concurso de ensaladillas y que ahora os presento.

Pero lo cierto es que sigo aprendiendo y aunque cada día mejoro un poquito, reconozco… que nada está tan rico como la comida que hacía mi madre o mi abuela.

¿Qué necesitamos? (5 raciones)

500 gr de patatas
140 gr de mayonesa (yo pongo 300 gr. porque nos gusta con más mayonesa)
200 gr de zanahoria
2 huevos cocidos
8 pepinillos en vinagre
12 aceitunas (en la receta original no aparecen, pero nos gusta más con este ingrediente)
200 de atún de buena calidad
40 gr de agua de pepinillos,
2 cucharadas de aceite del atún.

¿Cómo se hace?

Tenemos que hervir las patatas con las zanahorias, ambas con su piel,  y un poco de sal. Aprovechamos para cocer los huevos.
Cuando están listas, las sacamos del agua y las dejamos en un plato para que se templen durante 25 minutos, controlar el tiempo porque os garantizo que es el momento justo para pelarlas sin que nos cueste. Antes y después resulta mucho más complicado.

Pasado este tiempo pelamos zanahorias y patatas.

Las cortamos en trozos pequeños y las ponemos en un bol.
Cogemos el huevo, le quitamos las claras y reservamos las yemas, Picamos las claras, los pepinillos muy finos. Picamos también 8 aceitunas en trocitos, el resto las reservamos para decorar.

Desmenuzamos fino el atún.
Mezclamos todo añadiendo el agua de los pepinillos y el aceite del atún, cubrimos el bol con papel film y lo dejamos  en el frigorífico, durante al menos medio día, si lo dejas de un día para otro está más rico.

En el momento de servir, hacemos la mayonesa (pinchando el enlace te lleva al post en el que explico como se hace la mayonesa y que hacer si se nos corta) utilizo 200 gr. para mezclarla con cuidado con los otros ingredientes y los otros 100 gr. por encima para decorar los platos. En la receta original, las yemas del huevo no se utilizan, yo las pongo desmenuzadas encima de la ensaladilla para adornar. Las aceitunas que no he utilizado las parto por la mitad y con ellas adorno el plato
Creo que el secreto está en la forma de elaborarla, en los tiempos de reposo y en la calidad de los ingredientes que utilizan, no vale cualquier patata, ni cualquier atún. De hecho ellos hacen mucho hincapié en este último punto, en realidad son pocos ingredientes y resulta maravillosa.

Colaboración de mi hijo
Espera impaciente el momento de hincarla el diente.

Si te ha gustado, compártelo:
¿TE APETECE?:   Ensalada a las tres salsas.

4 comentarios en «Ensaladilla Rusa»

  1. Buenos días Mariano, muchas gracias por tu comentario, estoy totalmente de acuerdo que se descubrió en Mahón y que su nombre es Mahonesa, pero también se puede decir Mayonesa. Soy castellana y me cuesta mucho cambiar el nombre porque mi madre y abuela siempre la han llamado así.
    De todas formas te dejo este enlace a un post de mi blog donde defiendo a capa y espada el origen de esta estupenda salsa; https://panycebolla.es/mayonesa-y-que-hacer-si-se-nos-corta

    Responder

Deja un comentario